Seleccionar página

Quiromax

El primer día que asistí a la clase de Quiromasaje Superior en el Instituto Kiros de Sevilla hubo una frase de mi maestro Josué Cordero que me llamó mucho la atención y que sólo ahora, con el paso del tiempo y de los pacientes,  soy capaz de entender: “tenéis que daros cuenta que el quiromasaje no es más que ayudar a mejorar la salud de nuestros pacientes usando únicamente las manos”.

En una época en la que la rapidez, la inmediatez y el ahora han influido incluso a la medicina tradicional yendo a tratar al síntoma, no a la causa del dolor, del problema en definitiva, abrir cada mañana la consulta para ayudar a mis pacientes con mis manos (y un poco de aceite) como únicas armas, se ha convertido en mi gran reto,  desafío y, en definitiva, mi pasión.