Seleccionar página

uso de la arcilla roja en quiromasaje para tratamiento de esguinces y traumatismos

Nueve de la noche, suena el teléfono, me llama un chico porque le ha dado mi número un amigo común, me cuenta que acaba de tener un esguince en inversión del tobillo (esto lo averiguo cuando me explica qué movimiento realizo al producirse el esguince), ha ido al hospital y le han dicho que es un esguince de grado 1 casi dos, con gran hinchazón y un derrame, le han puesto un vendaje funcional y lo han mandado a casa con un poco de ibuprofeno y descanso un par de días. El chico anda desesperado porque tiene una carrera en poco tiempo y no sabe qué puede hacer para acortar plazos de su recuperación y quiere que lo vea de inmediato, esa noche si puede ser, como no le podía dar cita hasta pasados dos días le dije:

– Vas a hacer una cosa, te vas a comprar arcilla roja, extracto de árnica y extracto de cola de caballo, preparas un emplasto consistente con esos tres ingredientes y un poco de agua y te vas a poner  un buen pegote en ese tobillo.

La reacción del chaval fue la esperada, incredulidad, pero como estaba bastante afectado, al final accedió, en dos días tenía cita conmigo para evaluar la lesión.

Al cabo de dos días y quince minutos después de la hora fijada para la consulta, llamo al chico que, muy contento y agradecido, me dice que ya está bien, tras ponerse la arcilla roja la lesión había casi desaparecido y ya estaba de nuevo entrenando… Un error, como ya comentaré un poco más adelante.

He de confesar que la primera vez que oí hablar de las propiedades terapéuticas de la arcilla me sonó a cuando mi abuelo me hacía poner un poco de barro en las picaduras de avispas tras haber metido la mano en un panal, una cosa de viejos. Y efectivamente, es una cosa de viejos, mejor dicho, es una cosa de sabiduría popular que poco a poco, estudio tras estudio, ve refrendada su uso en múltiples aplicaciones.

¿Y por qué? Muchas son las propiedades que hacen de la arcilla un perfecto aliado en cualquier consulta de quiromasaje y terapias naturales, te enumero brevemente alguna de ellas:

  • Es sedante y antiinflamatoria: calma dolores, inflamaciones, edemas y úlceras, siendo muy eficaz en el tratamiento de golpes, heridas, quemaduras, picaduras e irritaciones así como en contracturas musculares
  • Es remineralizante: la arcilla es una sustancia rica en multitud de minerales que tienen la capacidad de  penetrar en el torrente sanguíneo proporcionando micronutrientes esenciales para las funciones biológicas del organismo. La arcilla es un gran revitalizador de la piel y las células proporcionando elementos que estimulan sus defensas naturales contribuyendo así a reforzar nuestro sistema inmunológico.
  • Es cicatrizante: en su composición podemos ver que tiene silicato de aluminio, que facilita el proceso de cicatrización de los tejidos, tanto que hasta hay quien aconseja utilizar la arcilla en heridas abiertas.
  • Es antiséptica y antibacteriana: la arcilla tiene una gran capacidad de absorber todo tipo de sustancias y toxinas. Asimismo detiene la proliferación de microbios y los elimina, favoreciendo la regeneración de la célula sana.
  • Es absorbente y depurativa: debido a su porosidad posee un gran poder de absorción, lo que le permite absorber gran cantidad de calor, atrayendo hacia sí las toxinas acumuladas bajo la piel, logrando de esta forma que sean expulsadas.
No es de extrañar que el chico tuviera esa rápida mejoría al aplicarse el emplaste de arcilla sobre su tobillo. Pero aún así, la terapia para el esguince de tobillo no es completa, ya que para un correcto tratamiento de un esguince es necesario realizar un trabajo de osteopatía y de quiromasaje pues en esta lesión pueden verse afectadas las relaciones óseas del peroné, el astrágalo y el calcáneo pudiéndonos encontrar o bien con una restricción de la movilidad que ha de ser normalizada o justo al contrario, una hipermovilidad causada por la distensión de los haces anterior y posterior del ligamento lateral externo, que en casos más graves pueden llegar a su rotura. Sin olvidarme de otras terapias que van a coadyuvar para que la recuperación sea más rápida y efectiva como son la acupuntura, la auriculopuntura, el neurotaping (cuando reanude la actividad deportiva), baños de árnica y, cómo no, las Sales de Schüssler, en concreto el ferrum phosphoricum, su uso es muy indicado para las lesiones de tendones y ligamentos.
Así que ya sabéis que contáis con una nueva (vieja) aliada en vuestro botiquín que ya a ayudaros en multitud de ocasiones y que no por ser un remedio de los de antes, es menos eficaz.